Hablar de la hermosura

Té hablo a la risa, al canto, al viento...
A las rosas las dúplico... mé encandila su bálsamo.

Yo que tiemblo en la premura,
Siembro por todo lo que sobra.
Que sí. Yo hablo con su hermosura...

Y solo algunas bestias se atreven a cantar al tormento...



Comentarios

Entradas populares de este blog

salir por sus propios pasos

cuando comienza y termina