Olvidé los gritos que evaporaste en el aire
los llantos al igual que los recogí, 
un día hice que volviera a llover
además en una noche de verano.

Recordé que un cajón se abre y se cierra 
como tu y yo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

salir por sus propios pasos

la pregunta